viernes, 13 de julio de 2018

El ataque de África a la libertad de Internet

En agosto de 2017, durante una nueva mesa redonda de medios entre líderes de China y Tanzania, el viceministro de comunicaciones de Tanzania elogió al gobierno chino por bloquear las plataformas de redes sociales en el país y reemplazarlas por "sitios locales seguros, constructivos y populares". El ministro tanzano se lamentaba de que su país aún no estaba allí.

Menos de un año después, varios sitios populares de Tanzania que habían criticado al gobierno fueron retirados en junio para evitar fuertes multas impuestas como resultado de las nuevas regulaciones de internet del país que se aprobaron en marzo. Las nuevas leyes, incluidas otras impuestas la semana pasada en Uganda, son las últimas de una larga y preocupante sucesión de medidas restrictivas promulgadas en toda África para silenciar la libertad de expresión y las opiniones políticas disidentes.

Tanzania y Uganda son las últimas naciones en caer víctimas de una ola de censura en Internet que ha sido inspirada y exportada por poderes autocráticos como China y Rusia, así como por regímenes totalitarios como Corea del Norte. Estas restricciones a menudo se implementan bajo la apariencia de orden público y seguridad. Hoy en día, los líderes abusivos con tendencias autoritarias ya no se ven obligados a depender en gran medida de las fuerzas de seguridad y de la violencia bruta para endulzar su poder personal y evitar las críticas. Este método de "regla por ley", popularizado por el régimen de Vladimir Putin en Rusia, permite a los líderes manipular procesos legales para sus propios fines, evitando al mismo tiempo la condena internacional que normalmente viene con imágenes de brutalidad.
En los últimos días, Uganda ha visto protestas contra un impuesto a las redes sociales de 5 centavos por día que, en palabras del presidente Yoweri Museveni, pondría fin a los "chismes". Su verdadero objetivo, al parecer, es silenciar las voces disidentes. Tanto los disturbios como la dura respuesta del gobierno a las críticas (que incluyeron el lanzamiento de gases lacrimógenos y rondas en vivo contra los manifestantes) sugieren que el gobierno actual de Internet y la tecnología no solo es antidemocrático sino que también puede facilitar otras prácticas antidemocráticas.



No es sorprendente que las élites se sientan amenazadas. Después de todo, las vibrantes plataformas de redes sociales, una prensa crítica e inquebrantable y la libertad de expresión tienen el potencial de nivelar el campo de juego político. Líderes africanos atrapados como Museveni, que ha estado en el poder durante 32 años, están explorando nuevos métodos para bloquear las fuerzas de oposición y detener la movilización política. Los gobiernos de Tanzania y Uganda demuestran que los gobiernos antiliberales harán todo lo posible para restringir el discurso en el ámbito digital. Al hacerlo, están fortaleciendo las normas negativas y logrando un contragolpe formidable a la inevitable inevitabilidad de la movilización en línea y la ampliación del espacio democrático. Ninguna cantidad de innovación tecnológica impedirá que los gobiernos antidemocráticos coopten y manipulen Internet para afianzar su poder.

Cuando las restricciones legales -y la intimidación económica pasada de moda- no lograron silenciar la disidencia y la movilización popular, los gobiernos recurrieron a métodos más extremos: los cierres de internet. Desde enero de 2016 hasta diciembre de 2017, el grupo de defensa de Internet Access Now documentó más de 180 de estos casos en todo el mundo, incluido un apagón de 93 días en Camerún, el más largo registrado en este período de tiempo. Es importante destacar que estos ataques a los derechos humanos básicos no ocurren en forma aislada y a menudo forman parte de una campaña más amplia contra la libertad y los principios democráticos. El concepto de soberanía de internet, promovido por estados autocráticos como China y Turquía, significa que la web ahora es un grifo censurado que se puede activar y desactivar a discreción del gobierno. China, por ejemplo, se mudó este año para prohibir las redes privadas virtuales (VPN), que a menudo se utilizan para eludir la censura gubernamental de Internet; en 2017, se informó que el gobierno había demostrado la capacidad de interceptar y eliminar imágenes enviadas electrónicamente en chats uno a uno. El presidente turco Recep Tayyip Erdogan calificó a Twitter de flagelo y prometió erradicarlo en un mitin en 2013; Desde entonces, su gobierno ha supervisado múltiples suspensiones de acceso a sitios de redes sociales y enjuiciado a ciudadanos por su discurso político en línea.

En toda el África subsahariana, la libertad de expresión se está recortando injustamente, y las autoridades cada vez usan más Internet para censurar y vigilar a los ciudadanos, a menudo centrándose en periodistas independientes, activistas cívicos y líderes de la oposición que son vistos como amenazas al gobierno. Este tipo de manipulación representa una clara amenaza para los valores democráticos al restringir el potencial de Internet para actuar como una plaza pública virtual y al impedir el surgimiento de un cuarto dominio digital robusto.
Hubo un tiempo en que los activistas de la democracia en estos países podrían haber esperado el respaldo de Washington. Pero a pesar de la creciente evidencia de que los regímenes autoritarios flexionan sus músculos colectivos en línea, Estados Unidos ha estado dormido al volante. El gobierno de Estados Unidos, bajo las administraciones demócrata y republicana, ha sido tradicionalmente un abanderado mundial de la libertad de expresión. Hoy, el hecho de que Washington no hable y defienda la libertad de internet tiene consecuencias globales.

Además de las duras nuevas leyes en Uganda y Tanzania, Zambia también requiere ahora que los administradores de los grupos de WhatsApp y Facebook se registren con el gobierno y amenaza con castigar a los usuarios por promover lo que llama "información falsa".



En Zimbabue, un nuevo Ministerio de Seguridad Cibernética, Detección de Amenazas y Mitigación -que recuerda al modelo norcoreano- se centrará en eliminar el "abuso y la conducta ilegal" en el ciberespacio como una "trampa utilizada para atrapar ratas", según un portavoz del gobierno. En un momento en que el país puede estar en un punto de inflexión democrática, la continuación de tales políticas bajo el presidente (y actual candidato presidencial) Emmerson Mnangagwa sugiere que las tendencias antidemocráticas desarrolladas bajo el depuesto presidente Robert Mugabe podrían socavar la transición democrática del país. Esta iniciativa antidemocrática revela que Mnangagwa no es tan diferente de Mugabe cuando se trata de reducir la libertad de expresión.

Etiopía, un verdadero pionero en el ámbito de la censura, no solo ha cerrado periódicamente Internet, sino que también ha estado a la vanguardia de la criminalización de la disidencia, incluida la Proclamación Antiterrorista 2009. A diferencia de Zimbabwe, sin embargo, el nuevo primer ministro, Abiy Ahmed, hasta ahora ha tocado los acordes correctos en un intento aparentemente sincero de salir del pasado represivo del país.

viernes, 6 de julio de 2018

Neymar destruido por los fanáticos por sus ridículas simulaciones en la Copa del Mundo




Neymar puede valer más dinero que algunos de los países contra los que ha jugado en la Copa Mundial de 2018, pero eso no significa que tenga el respeto de los espectadores de todo el mundo.

Todo lo contrario, de hecho. A menos que seas Neymar, o su madre, lo más probable es que probablemente lo odies con cada fibra de tu ser.

En caso de que te lo hayas perdido, el delantero brasileño dio una actuación digna de un Oscar contra México en su choque de octavos de final.

Absolutamente nadie quedó impresionado, y mucho menos Alan Shearer.
Dijo durante el análisis posterior al partido de la BBC:

Es absolutamente patético No hay duda de s capacidad. Lo vimos con el tacazo hacia atrás cerca del final y la jugada previa del segundo gol, es un jugador magnífico.

Pero es realmente patético cuando está dando vueltas como si estuviera en agonía. ¿Por qué siente que tiene que hacer eso?

Creo que ha sido un torneo magnífico, pero el único inconveniente ha sido ver a los jugadores fingir lesiones y correr hacia los árbitros y tratar de expulsar a otros jugadores.

Vergonzoso.



Entrevistado antes del torneo, él habló muy bien de los demás, diciéndole a Red Bull:

Hay muchos jugadores de calidad. Es la Copa del Mundo de la que estamos hablando, solo los mejores [jugadores] en todo el mundo. Pero Coutinho y Jesús son jugadores que, para mí, pueden tener un gran impacto. Espero que lo hagan

Salah no está en un equipo nacional de alto perfil, pero creo que puede tener una buena Copa del Mundo. Y hay otros jugadores de primera clase: Hazard, De Bruyne, Suárez.

Espero que todos estos jugadores brillen y que sea una Copa Mundial maravillosa, pero que no hagan nada contra Brasil. Estoy muy satisfecho de ser parte de un equipo que, en mi opinión, es el más fuerte. Tenemos la calidad para ganarlo.


Y continuó:

La diferencia es difícil de explicar, pero creo que soy más experimentado, más sabio, más "cascudo" como decimos en Brasil. Esto es porque he tenido muchas experiencias.

Participé en un Mundial en el que perdimos y creo que estaré más preparado para el próximo; porque sé lo que es estar en un Mundial, puedo estar mejor preparado. Entonces, el Neymar en 2018 es mejor que el Neymar en 2014.

Creo que los equipos más conocidos son los favoritos, como siempre. Entre ellos se encuentran Brasil, Alemania, Francia, España, Argentina ... Estos equipos serán los mejores momentos en cualquier [torneo]. Y para la sorpresa ... creo que Bélgica tiene un excelente equipo y puede ser una sorpresa en esta copa.