miércoles, 16 de mayo de 2007

Los obispos advierten de que los niños son los "más afectados" por la "revolución" de las comunicaciones

Los obispos han advertido de que los niños son los "más afectados" por la "revolución" de las comunicaciones, que ha otorgado a los medios "un papel decisivo en la conformación de las conciencias y de la sociedad". Asimismo, denunciaron "la falta de cumplimiento" en la parrilla de programación de las normas adoptadas sobre emisiones inadecuadas en horas de visionado infantil. En un mensaje, titulado "Los niños y los medios de Comunicación Social: un reto educativo para todos", con motivo de la celebración de la 41 Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales, los prelados recordaron a las autoridades públicas y a la sociedad civil su responsabilidad de "poner remedio" a esta situación. Según los obispos, el aumento de la presencia de los medios de comunicación en los hogares "va en detrimento de la necesaria convivencia familiar, de las sanas relaciones personales y de la dedicación al estudio". Asimismo, responsabilizan a "la praxis informática del cortar y pegar" de "acrecentar el relativismo" entre los jóvenes, ya que se trata del "paradigma de un nuevo modo de conocer, en el que con frecuencia todo se muestra fragmentado e inconexo". Además, acusan a los nuevos medios de "difuminar grandemente" los límites entre la realidad y la ficción, lo real y lo virtual acarreando consecuencias "no siempre positivas" no sólo en el ámbito del conocimiento, sino también en el afectivo y emocional. Por último, recuerdan a las autoridades públicas la urgencia de una "adecuada regulación" que redunde en beneficio de los más pequeños, cuyo efectivo derecho a la información exige la tutela de leyes y de los padres. Al respecto, aseguran que estas exigencias son "tanto más necesarias" en Internet, ya que en la red los niños se encuentran ante "contenidos perjudiciales e ilícitos que, amparándose en su estructura y anonimato, los hace de fácil acceso para los menores y de muy difícil regulación y sanción para los Estados". Los obispos aseguran que "todas las personas e instituciones" implicadas en la relación de los más pequeños con el mundo de la comunicación "tienen una responsabilidad compartida". Sin embargo, recuerdan, que es la familia, sobre todo los padres, "los primeramente llamados a tomar en consideración su responsabilidad en este importante aspecto de la educación de sus hijos".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada