lunes, 12 de marzo de 2007

El gobierno chino enseña modales a sus ciudadanos

El Gobierno de Pekín ha iniciado una original propuesta para enseñar civismo a sus habitantes con el objetivo de que el previsible medio millón de turistas que visiten la ciudad durante los próximos Juegos Olímpicos se lleven una buena impresión de la misma. Una de las malas costumbres que tienen los chinos es la falta de respeto en las colas. Los habitantes del país asiático lo practican sin rubor en estaciones de tren, autobuses, metro, cines, bancos y cualquier otro lugar en el que un enjambre de personas intentan acceder al mismo servicio. Los residentes allí están acostumbrados a este hecho, y se mantienen imperturbables cuando se "cuelan" delante de ellos. Sin embargo, los extranjeros que visitan la ciudad se quedan pasmados. Por ese motivo, todos los días 11 de cada mes el Gobierno ha decidido establecer el "día de hacer cola". La elección del día no es arbitraria... el 11 puede simular la figura de una persona (representada con el 1), detrás de otra. Pero esta no es la única iniciativa que se ha puesto en marcha. Anteriormente ya se habían puesto en marcha sendas campañas contra las costumbres de escupir en la calle o tirar la basura en cualquier lugar a través de los medios de comunicación estatales y la participación de ciudadanos ejemplares. Pero la capital china no es la única que está empeñada en limar los vicios de sus ciudadanos. Shanghai, que en 2010 celebrará la Exposición Universal, anunció en enero que equipará sus taxis con bolsas para escupir, con el objeto de acabar con el hábito común de bajar la ventanilla y hacer volar las secreciones hacia el asfalto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada